Creatividad desde la teoría de la atribución

La teoría de la atribución y su explicación de la creatividad

La teoría de la atribución

La creatividad es un proceso psicológico complejo, lo cual significa que no hay una teoría integradora que pueda explicarla. Principalmente, se han intentado estudiar los posibles procesos cognitivos que pueden estar relacionados con el acto de crear y los rasgos de personalidad que parecen compartir los individuos creativos. Hay otras formas de abordarla y se ha explicado desde diversas teorías y concepciones, como es el caso de la teoría de la atribución, incluso, podemos observar muchas contradicciones entre las distintas explicaciones que se han dado de ella hasta el momento.

creatividad y atribución @Aguilera-Luque

Desde la psicología cognitiva, la  teoría de la atribución es una de las teorías que intentan explicar la creatividad. Particularmente, intenta explicar las razones que damos al comportamiento de los demás, es decir, estudia cómo respondemos a las preguntas que empiezan con un "por qué" respecto a la conducta ajena. Aplicada al estudio de la creatividad, la atribución se ocupa de estudiar a qué factores, internos o externos al individuo, estamos atribuyendo a la creatividad de los individuos que nos rodean.

Orígenes de la teoría de la atribución

La teoría de la atribución - Fritz HeiderLos modelos atribucionales derivan de la propuesta de psicología ingenua que Fritz Heider plasma en su obra “La psicología de las relaciones interpersonales” (1958). Con esta propuesta, Heider sentó las bases de la teoría atribucional que ha inspirado a científicos de diversas disciplinas. Posteriormente, Harold Kelley desarrolló el concepto de atribución e incluyó posibles relaciones causa-efecto.

La teoría de la atribución puede relacionarse con cualquier ámbito que implique juicio, percepción y pensamiento, por lo que también es aplicable a la creatividad. De manera prescriptiva, esta teoría indica cómo deben pensar las personas para encontrar las causas del comportamiento de los demás. Todo lo que no siga esa norma de pensamiento se considera erróneo y se atribuye a procesos inferenciales no racionales, tales como la motivación y la emoción.

La teoría de la atribución aplicada a la creatividad

En 1995, Joseph Kasof aplicó la teoría de la atribución al estudio de la creatividad, destacando que esta tiene tanto aspectos subjetivos como objetivos. Como aspectos objetivos, Kasof propone la originalidad, la novedad y la infrecuencia. Estas tres características son las principales dimensiones de muchos test que intentan medir de manera "objetiva" la creatividad. Sin embargo, Kasof se muestra crítico con este tipo de test objetivos por los siguientes motivos:

  • ignoran los aspectos subjetivos de la creatividad, 
  • atribuyen la variabilidad a diferencias entre individuos participantes, restando validez a las pruebas y
  • el uso excesivo anula el punto de vista social, cuando la aceptación de productos creativos depende del entorno, es decir, la creatividad es también una construcción social.

Desde el enfoque atribucional se subrayan los factores situacionales, desafiando las teorías convencionales de la creatividad, que estaban más centradas en factores disposicionales (Runco, 2011).

Mecanismos que influencian a las atribuciones sobre la creatividad

Kasof, explicó tres mecanismos básicos que influencian las atribuciones de creatividad: covariación, saliencia, y sesgo egoísta.

La teoría de la atribución -Harold KelleyEl principio de covariación fue introducido por Kelly (1967) a partir de las ideas de Heider sobre análisis causal. Consiste en atribuir un efecto a una sola de sus posibles causas con la que covaría durante un periodo de tiempo.

Kelly distingue tres factores importantes en el modelo de covariación: persona, estímulo y situación. La atribución, o inferencia causal, se producirá cuando la persona dé respuesta a un estímulo en una determinada situación y dependerá del grado de las siguientes fuentes de información:

  1. grado de consenso con las respuestas de otras personas en esa situación, o generalización trans-personal,
  2. consistencia con la forma en que la persona ha respondido a dicho estímulo en otras ocasiones, o generalización trans-temporal,
  3. distintividad del estímulo respecto a la manera en que la persona responde a otros estímulos.

El resultado es una matriz factorial (2x2x2) que permite realizar las atribuciones que se presentan en la siguiente figura.

La teoría de la atribución

Importancia de los factores de la matriz de atribuciones 

El factor más influyente en las atribuciones sobre el comportamiento creativo es el consenso. Mientras que a característica que suele destacar en un producto creativo es la originalidad.

Se ha demostrado empíricamente que existe una correlación negativa ente originalidad y consenso, esto significa que cuando la originalidad crece, el consenso decrece. Cuando el valor de consenso es bajo, solemos atribuir la creatividad a factores internos. Así, los comportamientos creativos altos suelen atribuirse al individuo, mientras que los comportamientos poco creativos se atribuirán al individuo solamente cuando el entorno apoye fuertemente la creatividad.

En cuanto a la consistencia del comportamiento, se suele pensar que si una persona se comporta creativamente en repetidas ocasiones, la causa es la propia persona, es decir, se hacen atribuciones disposicionales. Sin embargo, si la creatividad no es un comportamiento asiduo de la persona, las atribuciones serán situacionales, como puede ser el apoyo del entorno.

La distinción no es tan importante como el consenso a la hora de hacer atribuciones, pero tiene su influencia. Cuando alguien se comporta creativamente en cualquier situación, se hacen atribuciones disposicionales, mientras que si el comportamiento creativo solo se muestra en alguna situación concreta, la causa se atribuirá al entorno, es decir, atribuciones situacionales o causas externas al individuo.

Sesgos cognitivos @Aguilera-Luque

Otros factores y sesgos cognitivos asociados

Fuera de la matriz de atribuciones, una característica que se relaciona con los procesos atribucionales es la saliencia de la información. La saliencia es un rasgo de percepción que sirve para inferir si algo es más o menos creativo que su entorno. Se considera que la relación entre creatividad y saliencia es bidireccional, es decir, los productos creativos contribuyen a su saliencia porque las cosas creativas son novedosas y las cosas novedosas son, a su vez, más salientes.

Con la saliencia se relaciona un sesgo cognitivo denominado error fundamental de atribución o sesgo de correspondencia que es la tendencia que tenemos a sobreestimar los factores disposicionales -la persona- e infravalorar los factores situacionales -el entorno- (Nisbett y Ross, 1980). Es un sesgo muy frecuente en los comportamientos creativos, pues como estos son más novedosos y originales, suelen ser más salientes que otros comportamientos, de modo que se termina atribuyendo la creatividad al individuo y no al entorno (Runco, 2011).

 

Modelos excesivamente racionales

A pesar de las posibles causas presentadas, las atribuciones que los individuos hacen sobre la creatividad de otros no suelen basarse en una información contrastable sobre la consistencia o la distinción del comportamiento del creador, sino en intuiciones o suposiciones que hacemos sobre dichos factores. Por ello, suele afirmarse que el modelo atribucional de Kelly idealiza el proceso y es extremadamente racional. De ser así nuestra manera de hacer atribuciones, nos supondría un consumo excesivo de recursos cognitivos para poder procesar la información (Fiske y Taylor, 1984). Sin embargo, en contra de esta última afirmación, algunos estudios han respaldado las hipótesis atribucionales (McArthur, 1972).

Racionalidad excesiva de la teoría de la atribución. @Creatividad e innovación organizacional

En conclusión, estas contradicciones entre estudios no hacen más que confirmar lo que anunciaba sobre la creatividad al principio del post: es un fenómeno complejo y aún desconocemos muchos aspectos sobre él y sobre los procesos cognitivos que lo conforman.

Bibliografía

Fiske, S. T., & Taylor, S. E. (1984). Social cognition. Reading, M.A.: Addison-Wesley Publishing Co.

Heider, F. (1958). The psychology of interpersonal relations. New York: Wiley.

Kasof, J. (1995). Attribution and creativity. In Encyclopedia of Creativity (vol. I) (pp. 147–156). San Diego: Academic Press.

Kelley, H. H. (1967). Attribution theory in social psychology. In D. Levine (Ed.), Nebraska symposium of motivation (pp. 192–238). Lincoln, NE: University of Nebraska.

McArthur, L. Z. (1972). The how and what of why: some determinants and consequences of causa attributions. Journal of Personality and Social Psychology, (22), 171–193.

Nisbett, R. E., & Ross, L. (1980). Human inference: Strategies and shortcomings of social judgment. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.

Runco, M. A., & Pritzker, S. R. (Eds.). (2011). Enciclopedia of Creativity (2nd ed.). San Francisco.

2 pensamientos en “La teoría de la atribución y su explicación de la creatividad”

Tus comentarios son bienvenidos