Archivo de la etiqueta: emprendimiento

La actividad emprendedora en España

La actividad emprendedora en España: perspectiva geográfica 

En España el mayor número de startups y, por tanto, la mayor actividad emprendedora se concentra en Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía. Casi en paralelo, el ranking Top-10 de inversores está encabezado por las comunidades de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y País Vasco (Startupxplore, 2016). Esta mayor actividad emprendedora, principalmente en Madrid y Cataluña, tal vez pueda relacionarse con la cultura empresarial que históricamente se ha desarrollado en estas regiones, si bien, no es casualidad que las comunidades con políticas más orientadas al fomento del emprendimiento y la creación de PYMES’s sean, precisamente, Madrid y Cataluña (El Economista, 2016). Por tanto, a la cultura del lugar se unen elementos que facilitan los ecosistemas adecuados para la creación de nuevas empresas.

Estado de maduración y tamaño de las empresas españolas

Respecto al estado de maduración de los proyectos empresariales, durante el ejercicio 2014, las mayores tasas de emprendedores nacientes y nuevos emprendedores se registraron en Baleares, Cataluña, Extremadura y Murcia. Por su parte, las mayores tasas de emprendedores consolidados se situaron en la Rioja, Extremadura, Melilla y Castilla la Mancha (GEM España, 2014). Se entiende por emprenderores nacientes aquellos que han pagado sueldos durante tres meses como mucho. Los nuevos emprendedores, también denominados emprendedores no consolidados, son aquellos que han pagado sueldos entre cuatro y 42 meses. Por último, se dice que un emprendedor está consolidado si ha conseguido pagar sueldos durante más de 42 meses.

En cuanto al tamaño de las empresas, según el estudio número 14 de Estadísticas PYME (2016), el mayor volumen de PYME’s se localiza en Cataluña, Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana, mientras que las grandes empresas siguen estando ubicadas en Madrid, Navarra, País Vasco y Cataluña.

Tasa de Actividad Emprendedora (TEA)

Desde una perspectiva de estudio de diferencias por género, se observa que los hombres emprenden más que las mujeres, concretamente el 64% de emprendedores frente al 46% de emprendedoras durante 2014 (GEM España, 2014). Este informe también indica que la distancia porcentual ha ido disminuyendo en los dos últimos años, así como, que existen notables diferencias en los porcentajes dependiendo de la comunidad autónoma sobre la que se analicen los datos.

Obstáculos al emprendimiento

En España se han identificado cuatro obstáculos para el emprendimiento: las políticas gubernamentales, el acceso a la financiación, la capacidad emprendedora y las normas socioculturales (GEM España, 2014). Los dos primeros son aspectos coyunturales y, por tanto, más fácilmente modificables, mientras que los dos segundos son estructurales, arraigados a la idiosincrasia del entorno. Por su parte, el Libro Blanco de la Iniciativa Emprendedora en España (2011) indica que las principales dificultades para la creación de spin-off universitarias son, coincidiendo bastante con el Informe GEM: el acceso a la financiación, la burocracia, la falta de cultura emprendedora y la falta de capacitación del emprendedor en aspectos relacionados con la gestión del negocio. En ambos estudios se observa, por tanto, como la cultura se erige como pieza clave en el emprendimiento, de ahí la importancia de regular la actividad educativa en aras de forzar el cambio cultural para facilitar, a futuro, una mayor actividad emprendedora.

Educando a emprender

La educación en emprendimiento resulta una pieza clave en la creación de ecosistemas emprendedores. En España, la Ley de Educación en Emprendimiento (Ley 14/2013), en su capítulo I establece los distintos grupos, por niveles educativos, a los que debería dirigirse una educación orientada a emprender. El capítulo va abordando necesidades en todos los niveles educativos, desde la educación primaria hasta el nivel universitario, pasando por el bachillerato y la formación profesional. Por tanto, desde esta ley se entiende que absolutamente todos los niveles educativos son importantes para una cultura de emprendimiento y se ha de trabajar para ello en todas las etapas del desarrollo de las personas.
Aunque, como se ha apuntado, en todos los niveles educativos es necesario intervenir, tal vez, el nivel más sensible sea la educación primaria. Si se observan los sistemas educativos de países de gran tradición emprendedora, como es el caso de Estados Unidos, los proyectos curriculares incorporan objetivos educativos en emprendimiento desde los primeros niveles formativos de las personas, lo que convierte al acto de emprender en algo totalmente natural y arraigado a la cultura del país, como también lo es la asunción del riesgo o  la desdramatización del fracaso.

Actitud ante el emprendimiento

Diversos estudios demuestran que la actitud es un factor predictor del emprendimiento de gran relevancia. Cuando una persona muestra una actitud reacia o estereotipada negativamente hacia la creación de empresas, difícilmente iniciará un proyecto empresarial. En España no parece haber grandes diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a la actitud hacia el emprendimiento, sin embargo la intención de emprender y el emprendimiento real sigue siendo mayor en los hombres.

Sobre la base de los resultados de tales estudios, las políticas de fomento de la intención emprendedora deberían orientarse, en primer lugar, a mejorar la actitud hacia el emprendimiento. Una actitud favorable hacia la creación de actividades económicas debe trabajarse desde la más tierna infancia y en todos los niveles educativos, de modo que se produzca paulatinamente un cambio cultural favorecedor del emprendimiento. Para ello, es necesario que las personas durante su crecimiento desarrollen mecanismos que les permitan incrementar, entre otros, su tolerancia a la incertidumbre y a la asunción de riesgos, como elementos claves observados en el comportamiento emprendedor. Asimismo, deberían desarrollarse programas de fomento específicos para las mujeres y medidas adaptadas a las cuestiones de género y a la conciliación, de modo que se consiga un cambio favorable en la actitud de este colectivo hacia el autoempleo y la creación de empresas, así como, una mayor motivación para dirigir sus carreras hacia estas otras formas de desarrollo profesional y personal.

BIBLIOGRAFÍA 

Alemany, L., Alvarez, C., Planellas, M. y Urbano, D. (2011).  Libro Blanco de la iniciativa emprendedora en España. Barcelona: Fundación Príncipe de Girona y ESADE Entrepreneurship Institute.
Global  Entrepreneurship  Monitor  (2015).  Informe  GEM  España  2014.
Ley  14/2013,  de  27  de  septiembre,  de  apoyo  a  los  emprendedores  y  su internacionalización,  BOE  nº  233,  Jefatura  del  Estado,  Gobierno  de  España.
Ministerio de Industria, Energía y Turismo del Gobierno de España (2016). Estadísticas PYME: Evolución e Indicadores (nº 14)
Sánchez-Almagro, M. L., Moriano, J. A. y Sevilla, C. (2003).  Guía LUCES para  emprendedores.  Cáceres: Patronato  Pedro  de . Ibarra.

SITIOS WEB
http://www.eleconomista.es/gestion-empresarial/noticias/6415819/01/15/Las-cinco-comunidades-autonomas-donde-mas-se-fomenta-a-los-emprendedores-tras-Madrid-y-Barcelona.html.
https://startupxplore.com/infographic.