Archivo de la etiqueta: creatividad grupal

Creatividad grupal

Diversos estudios se han centrado en analizar la creatividad grupal y la creatividad en los equipos de trabajo (p.ej. Kelly y Littman, 2001; King y Anderson, 1990; Kurtzberg y Amabile, 2000). Principalmente, se han orientado a analizar cómo interaccionan los grupos, cuando de creatividad se trata, y cómo de efectivas son tales interacciones para la creatividad. 

Creatividad grupal: variables de estudio

Mejorar la creatividad y las habilidades en solución de problemas (PS1) puede mejorar la planificación estratégica de las organizaciones (Wheatley, Anthony y Maddox, 1991). En este sentido, hay autores que sostienen que formación sobre habilidades creativas funciona mejor grupalmente que a nivel individual (Basadur, Graen y Scandura, 1986), si bien, no hay consenso absoluto sobre estos resultados (Bottger y Yetton, 1987), pues en los grupos se dan factores que pueden inhibir la creatividad, como son la presión social que ejerce el grupo sobre el individuo y que genera situaciones de conformidad social (Asch, 1956).

(1) PS: problem solving.

Variables como el liderazgo, la cohesión, la longevidad del grupo, la composición y la estructura grupal son los antecedentes del despliegue de la creatividad grupal y de la innovación (King y Anderson, 1990).

Otro elemento que influye en la creatividad grupal es, evidentemente, la disponibilidad de recursos (Payne, 1990), un ejemplo puede ser el acceso a la información (Bateman, Griffin y Rubistein, 1987; Griffin, 1983; Salancik y Pteffer, 1978).

Creatividad grupal como conocimiento compartido

Desde un enfoque de conocimiento compartido, la creatividad grupal ha proporcionado varias unidades de estudio.

Hay investigadores que han centrado su atención en características del grupo como la homogeneidad/heterogeneidad. En este sentido, parecer ser que la creatividad se intensifica desde la diversidad, no sólo intelectual sino también desde la heterogeneidad cultural. Sin embargo, continuando con ese análisis de sinergias que se producen en la interacción grupal, otros autores indican que una excesiva diversidad dificulta la comprensión entre los miembros, incluso, puede llegar a anularla.

Amabile (1983), desde su Teoría Psicosocial de la creatividad, se ha interesado por los efectos de las evaluaciones y las expectativas que el grupo puede crearse sobre su autoeficacia creativa, como resultado de dichas evaluaciones.

La creatividad grupal desde el enfoque cognitivo

Desde la perspectiva cognitiva, se ha analizado la influencia de los estilos cognitivos que componen el grupo en los resultados creativos de este (Hayward y Everett, 1983).

Leonard y Strauss (1997) abogan por fomentar la innovación y la creatividad grupal mediante la combinación de personas con diferentes estilos cognitivos para generar, lo que ellos denominan, la abrasión creativa.

Algunos autores apuntan a que los equipos grandes disponen de más recursos cognitivos, lo cual podría contribuir a mejorar la creatividad del grupo y el rendimiento (Certo, Lester, Dalton y Dalton, 2006),  mientras que otros autores destacan que el tamaño del equipo también puede influir negativamente, en cuanto a que el número de miembros aumenta la probabilidad de conflicto y de problemas relacionados con la coordinación y el control, lo que conduciría a una disminución del rendimiento (Escribá-Esteve, Sánchez-Peinado y Sánchez-Peinado, 2009).

Como se observa, algunos resultados son contradictorios por lo que abordaremos la revisión de resultados de estudios metaanalíticos, orientados a encontrar alguna conclusión clara sobre relaciones e influencias de algunos de los factores  presentados.

cognición

La creatividad desde la teoría de redes

Otros abordajes de la creatividad grupal se han realizado desde la teoría de redes. Desde este enfoque algunos estudios han tratado:

  • El análisis de las redes informales y las redes sociales relacionadas con la resolución de problemas (Wenger y Snyder, 2000),
  • Redes de creatividad que integran a los clientes en las organizaciones (Von Hippel, 1978) y
  • Redes que integran a los proveedores (Hyland, Marceau y Sloan, 2006)

Se considera que estas redes son valiosas fuentes de nuevo conocimiento y de suma importancia para la innovación en las empresas.

network

CONCLUSIONES META-ANALÍTICAS SOBRE CREATIVIDAD GRUPAL

Dada la diversidad de enfoques y de variables que se han abordado en su estudios, así como, los resultados dispares obtenidos (West & Farr, 1989), algunos trabajos metaanalíticos han servido para situar mejor el estado del arte de esta cuestión. En este sentido, se han identificado varios factores relacionados, en mayor o menor medida, con la capacidad innovadora de los equipos de trabajo.

Estructura y composición del equipo

Recientes estudios indican que los factores relacionados con la estructura del equipo no tiene un impacto tan notorio como se pensaba.

Hülsheger y colegas (2009), tras metaanalizar múltiples estudios primarios, encontraron que las dimensiones del clima de equipo correlacionan más fuertemente con la innovación (Rho=0.49) que las dimensiones de la estructura y de la composición, cuyos valores de correlación eran más débiles y, en varias de las dimensiones, no significativos.

Estudios anteriores sobre la composición, muestran resultados dispares, desde una alta influencia a una insignificante, así como, influencias diferentes según la fase del proceso de innovación en la que nos encontremos.

Parece confirmarse que la alta diversidad/heterogeneidad en los equipos no siempre conduce a mayor innovación por cuestiones, entre otras, de cohesión entre los miembros que acaba afectando a los resultados (Anderson & King, 1991)

effects

Clima y procesos

Siguiendo con el metaanálisis de Hülsheger y colegas (2009), al analizar los estudios primarios desde la Teoría de los Cuatro Factores (West, 1990), encuentran las siguientes correlaciones (Spearman) de la innovación con visión de equipo (0.49), seguridad participativa (0.15), soporte a la innovación (0.47) y orientación de tareas (0.41).

También encuentran correlaciones significativas para la cohesión del equipo (0.31), procesos de comunicación interna (0.36) y comunicación externa (0.47). Según los autores, estos resultados resaltan la importancia del clima y los procesos de equipo para la innovación. 

Cabe destacar de este estudio que dimensiones relacionadas con el conflictoconflicto de tarea y  de relación–  arrojan valores marginales de correlación (despreciables) con la innovación.  

Estilo de liderazgo

Uno de los metaanálisis que se han abordado para arrojar luz en la cuestión del liderazgo es el llevado a cabo por Rosing y sus colegas (2011).

Como sostenían varios autores, el liderazgo transformacional correlaciona de forma significativa y fuerte en la fase de apertura del proceso de innovación, es decir con la fase de generación de ideas, mientras que el liderazgo transaccional parece más efectivo en fases posteriores como la implementación. En la fase de generación un estilo más participativo estimula la innovación a nivel de equipo, sin embargo, según indica la teoría de la ambidextría, el estilo más directivo es más apropiado para conducir las ideas hasta el desarrollo de innovaciones.

Modelos de creatividad: sistémico

Resumiendo, son muchos los factores que se incorporan en el estudio de la creatividad grupal, de los que solo he citado algunos.

Para abordar el estudio de la creatividad grupal es necesario definir claramente las entidades sociales que se van a estudiar (Choi y Thompson, 2005). Igualmente, es importante adoptar un enfoque sistémico que incluya el nivel individual, el grupal, el organizacional y la interacción entre esos tres niveles (Chen y Kaufman, 2008; Woodman, Sawyer y Griffin, 1993).

A nivel organizacional, el enfoque sistémico ha sido el más empleado para explicar la innovación y la creatividad en las empresas. Desde este marco conceptual, se enfatiza al interacción persona-contexto y los factores que pueden potenciar o asfixiar la creatividad (Shalley, Gilson, & Blum, 2009; Yuan & Woodman, 2010; Zhou & Shalley, 2010).

REFERENCIAS

Amabile, M. T. (1983). The social psychology of creativity. Journal Of Personality and Social Psychology, 45(2), 357–376.

Amabile, M. T. (1988). A model of creativity and innovation in organizations. In B. M. Staw & L. L. Cummings (Eds)., Research in organizational behavior. Vol. 10 (pp. 123–167).

Asch, S. E. (1956). Studies of independence and conformity: A minority of one against a unanimous majority. Psychological Monographs, 70 (Whole no. 416)

Bandura, A. (1977). Self-efficacy: toward a unifying theory of behavioral change. Psychological Review, 84(2), 191.

Bandura, A. (1986). The explanatory and predictive scope of self-efficacy theory. Journal of Social and Clinical Psychology, 4(3), 359–373.

Baterman, T. S., Griffin, R. W., & Rubinstein, D. (1987). Social information processing and group-induced shifts in response to task design. Group & Organization Studies, 12, 88–108.

Basadur, M., Graen, G. B., & Green, S. G. (1982). Training in creative problem solving: Effects on ideation and problem finding in an applied research organization. Organizational Behavior and Human Performance., 30, 41–70.

Bottger, P. C., & Yetton, P. W. (1987). Improving group performance by training in individual problem solving. Journal of Applied Psychology, 72, 651–657.

Certo, S., Lester, R., Dalton, C., & Dalton, D. (2006). Top management teams, strategy and financial performance: a meta-analytic examination. Journal of Management Studies, 43, 813–839.

Chen, M.-H., & Kaufmann, G. (2008). Employee Creativity and R&D: A Critical Review. Creativity and Innovation Management, 17(1), 71–76.

Choi, H. S., & Thompson, L. (2005). Old wine in a new bottle: Impact of membership change on group creativity. Organizational Behavior and Human Decision Processes, 98(2), 121–132.

Escribá-Esteve, A., Sánchez-Peinado, E., & Sánchez-Peinado, L. (2009). The Influence of Top Management Teams in the Strategic Orientation and Performance of Small and Medium-sized Enterprises. British Journal of Management, (20), 581–597.

Griffin, R. W. (1983). Objective and social sources of information in task redesign: A field experiment. Administrative Science Quarterly, (28), 184–200.

Hayward, G., & C., E. (1983). Adaptors and innovators: Data from the Kirton Adaptor Inventory in a local authority setting. Journal of Occupational Psychology, (56), 339–342.

Hülsheger, U. R., Anderson, N., & Salgado, J. F. 2009. Team-level predictors of innovation at work: A comprehensive meta-analysis spanning three decades of research. Journal of Applied Psychology, 94: 1128-1145

Hyland, P., Marceau, J., & Sloan, T. (2006). Sources of innovation and ideas in ICT firms in Austria. Creativity and Innovation Management, 15(2), 182–194.

Kelly, T., & Littman, J. (2001). The art of innovation. London, UK: Harper Collins Business.

King, N., & Anderson, N. (1990). Innovation in working groups. In M. A. West & J. L. Farr (Eds)., Innovation and creativity at work (pp. 15–59). Chichester: Wiley.

Kurtzberg, T. R., & Amabile, M. T. (2000). From Guilford to creative synergy: Opening the black box of team-level creativity. Creativity Research Journal, 13(3), 285–294.

Leonard, D., & Straus, S. (1997). Putting your company’s whole brain to work. Harvard Business Review, 75, 110–113.

Payne, R. (1990). The effectiveness of research teams. A review. In M. A. West & J. L. Farr (Eds)., Innovation and creativity at work (pp. 12–15). Chichester: Wiley.

Rosing, K., Frese, M., & Bausch, A. 2011. Explaining the  heterogeneity of the leadershipinnovation relationship: Ambidextrous leadership. The Leadership Quarterly, 22: 956-974

Salancik, G., & Pfeffer, J. (1978). A social information processing approach to job attitudes and task design. Administrative Science Quarterly, 23, 224–253.

Shalley, C. E., Gilson, L. L., & Blum, T. C. 2009. Interactive effects of growth need strength, work context, and job complexity on self-reported creative performance. Academy of Management Journal, 52: 489-505.

Von Hippel, E. (1978). Successful industrial products from costumer ideas. Journal of Marketing, 42(1).

Wenger, E., & Snyder, W. (2000). Communities of practice: The organizational frontier. Harvard Business Review, 78(1), 139–145.

West, M. A. 1990. The social psychology of innovation in groups. In M. A. West & J. L. Farr (Eds.), Innovation and creativity at work: 309–333. Chichester: Wiley.

West, M. A., & Farr, J. L. 1989. Innovation at work: Psychological perspectives. Social Behaviour, 4: 15–30.

Wheatley, W. J., Anthony, W. P., & Maddox, E. N. (1991). Selecting and training strategic planners with imaginations and creativity. Journal of Creative Behavior, 25, 52–60.

Woodman, R. W., Sawyer, J. E., & Griffin, R. W. (1993). Toward a theory of organizational creativity. The Academy of Management Review, 18(2), 293–321.

Yuan, F., & Woodman, R. W. 2010. Innovative behavior in the workplace: The role of performance and image outcome expectations. Academy of Management Journal, 53: 323-342.

Zhou, J., & Shalley, C. E. 2010. Deepening our understanding of creativity in the workplace: A review of different approaches to creativity research. In S. Zedeck (Ed.), APA Handbook of industrial and organizational psychology, 1: 275-302. Washington: APA