Archivo de la categoría: Creatividad e Innovación

Creatividad de un producto: algunas formas de medición

La creatividad de un producto -que puede ser una obra de arte, un descubrimiento, un invento, etc.-  es una forma de operativizar el estudio de la creatividad, de hecho, algunos autores afirman que es la mejor forma de estudiarla. Sin embargo, el interés por establecer criterios de medición generales de la creatividad de un producto ha sido más bien escaso. Casi todas las propuestas se han orientado a dominios específicos (O’Quin y Besemer, 1999). En este post cito algunas de las características y criterios más destacables en la literatura sobre el tema.

Creatividad de un producto. @Aguilera-Luque

Popularmente, se entiende por producto creativo (o idea) aquel que cumple dos características:

  1. novedad/originalidad que se determinará por comparación con otros productos de su misma clase;
  2. valor/utilidad, que es apropiado o  tiene capacidad para resolver un problema.

A estas dos dimensiones, cabría añadir una tercera que sería la capacidad que tiene el producto para emocionar, aspecto que muchos estudios sobre creatividad han obviado y que posiblemente constituya un sesgo en sus resultados (Runco, 1996).

Diversos autores argumentan que es imposible valorar la creatividad de un individuo sin valorar la creatividad de sus productos (Briskman, 1980). En este sentido, autores como Teresa Amabile operativizan la creatividad con esa orientación al producto y emplean jueces en su valoración. Es el caso de la Técnica de evaluación consensuada – CAT (Amabile, 1983; 1996), si bien, esta forma de medir la creatividad de un producto no es exclusiva de Amabile y, como veremos a continuación, ha sido empleada por otros autores.

Creative Product Inventory – CPI (Taylor, 1975)

Constituye uno de los primeros intentos de establecer un criterio de medida generalizado para la creatividad de un producto. Se trata de una escala likert con siete dimensiones o criterios que será empleada en la valoración de jueces o expertos. Dichos criterios son:

  • Generacióncapacidad del producto para estimular la generación de nuevas ideas.
  • Reformulación: medida y forma en la que se produce el cambio con el producto propuesto.
  • Originalidad: rareza e infrecuencia del producto.
  • Relevancia: forma de resolver un problema o satisfacer una necesidad.
  • Hedonismo: popularidad e impacto del producto.
  • Complejidad: forma en la que se emplea para presentar o manejar la información.
  • Condensación: forma en la que se integran y simplifican las ideas en el producto.

Las cinco características de los productos creativos de Mackinnon (1978) 

Mackinnon propone las siguiente cinco cualidades para definir un producto creativo:

  • originalidad,
  • adaptabilidad o capacidad para resolver problemas,
  • cualidades estéticas como la elegancia, por ejemplo, 
  • trascendencia o habilidad para transformar o trascender la realidad,
  • realización o desarrollo y elaboración del producto, su valoración y presentación.

Creative Product Analysis Matrix – CPAM (Besemer y Treffinger, 1981)

Esta matriz evalúa la creatividad del producto a través de tres dimensiones: novedad, resolución y estilo. Se emplea como criterios previos a la elaboración del producto, así como, en la valoración posterior de jueces.

Novedad: se compone de las dimensiones originalidad y sorpresa. Hace referencia al número y alcance de nuevos procesos, nuevas técnicas, nuevos conceptos. También a la novedad dentro y fuera del ámbito.

Resolución: compuesta por las dimensiones; lógica, utilidad, valor y comprensión, hace mención a la forma de resolver un problema o cubrir una necesidad

Estilo: formado por las dimensiones cualidades orgánicas, elaboración y elegancia, hace mención a los atributos estéticos del producto que lo convierten en algo atractivo para el público y causan una reacción emocional.

Creative product semantic scale – CPSS (Besemer y O’Quinn, 1986)

Es una escala para medir la creatividad del producto, compuesta por 55 ítems organizados en subescalas que saturan en tres dimensiones principales: novedad, resolución y estilo. Esta escala se ha empleado para medir la creatividad de productos artísticos y comerciales, principalmente.

Para concluir, puede afirmarse que la creatividad de un producto es un fenómeno social que se circunscribe a una época y a una cultura concreta, dado que el valor de creativo es otorgado por el entorno. La evaluación es inevitable y se extiende no solo a productos sino también a las ideas, las cuales pueden ser consideradas proto-productos (O’Quin y Besemer, 1999).